Recogida de firmas. Por un derecho a la filosofía para todos: salvemos el espacio cívico del Colegio internacional de filosofía


Por un derecho a la filosofía para todos:
salvemos el espacio cívico del Colegio internacional de filosofía

Si el poder estatal no interviene, en noviembre de 2014 el Colegio internacional de filosofía cerrará sus puertas tras 30 años de actividad y de creación dentro de una sólida red de contactos internacionales. Desaparecerá así un espacio experimental, de investigación innovadora y de formación original. Con la actual política de recortes la subvención de 240 000 euros de la que gozaba está a punto de ser suprimida. El Colegio tiene imperiosa necesidad de esa suma para pagar los sueldos del personal administrativo y evitar así que se queden sin trabajo. La necesita igualmente para asegurar su funcionamiento mínimo y para sostener las actividades en Francia y en el extranjero de sus 50 directores de programa que desempeñan su labor sin remuneración alguna. 

Asociación sin ánimo de lucro, de reconocido interés público, el Colegio internacional de filosofía nació en 1983 de la unión de una voluntad política, por parte del Estado francés, y de una exigencia incondicional de pensamiento, encabezada por intelectuales y filósofos entre los cuales figuraban François Châtelet, Jacques Derrida, Jean-Pierre Faye y Dominique Lecourt. Junto a las instituciones de educación superior y de investigación, el Colegio siempre ha sido fiel a su compromiso. No defiende ninguna filosofía oficial. Desarrolla sus actividades con medios irrisorios en comparación con la cantidad y calidad de su producción y su impacto en la vida intelectual, la filosofía y las humanidades. Nada lo condiciona sino la exigencia de pensar, fomentando el intercambio entre filósofos, intelectuales, escritores, científicos, artistas y con la sociedad civil. Contribuye a la construcción de un espacio público en el que el pensamiento crítico se ejerce y se renueva libremente, superando las fronteras nacionales o lingüísticas y las diferencias entre disciplinas. 
El año pasado, el Colegio impartió 720 horas de seminarios públicos gratuitos. Organizó conferencias, jornadas de estudio, debates sobre libros con sus autores. Con cuatro números al año, su revista Rue Descartes, en edición digital y de acceso abierto, conoce un número creciente de  visitas y consultas.
El Colegio es actualmente miembro asociado de la Universidad de París Lumières, integrado por las Universidades de París 8 y París Oeste Nanterre, el CNRS y otras instituciones culturales. La dotación prometida por el ministerio, a través de la Universidad de París Lumières, no ha sido asignada, sin ninguna justificación, lo que pone al Colegio al borde de la quiebra.

Pedimos que se mantenga el financiamiento de « Investigación » de  240 000 euros anuales que hace posible que el Colegio funcione. También pedimos la sostenibilidad de las condiciones de vida del Colegio para continuar garantizando el derecho a la filosofía para todos en una sociedad democrática. 
¿Existe hoy en día en Francia una voluntad política clara, dispuesta a participar en la defensa de una investigación libre y ambiciosa? Nuestro deseo es que el Colegio pueda acoger, por muchos años más, a generaciones de pensadores de todo el mundo que sigan obrando por un pensamiento crítico e independiente, abierto a todos. 

París, le 17 de octubre 2014
Asamblea colegial del Collège international de philosophie
collectif@ciph.org