lunes, 22 de agosto de 2016

García-Baró. Dos Unamunos que son el mismo

Tenéis disponible el ensayo en pdf para descargar.

Resumen
"Como el pensamiento filosófico se ejerce en diálogo, el mío propio es, a fin de cuentas, tan de mis interlocutores como mío. El principal de estos interlocutores es la realidad, contraste universal de las palabras; pero la realidad sin intérpretes, sin otros seres humanos que hablen de ella, de ellos, de mí, correría excesivo riesgo de que yo, estando demasiado solo, la tergiversara. Es cierto el viejo consejo de los cínicos: quien lee más de lo que debe, añade a sus necedades cuantas hayan podido propalar de los libros que asimiló sin criterio; de modo que se debe mirar y sentir la realidad con una vida ingenua o devuelta con gran esfuerzo a la ingenuidad. Pero Antístenes se refería a la lectura exagerada, no a la lectura en dosis adecuadas (la prueba está en que él mismo escribió con abundancia, y no es de los autores más contradictorios).
Así, mi objeto componiendo estos nuevos ensayos sobre las posiciones de los filósofos españoles recientes acerca de la posible o imposible relación entre el hombre y lo divino, es hacer más consistente y profunda, más verdadera mi propia vida a este aspecto. Para conseguir lo cual, necesito tanta precisión como audacia al releer. No hago obra de erudición sino de filosofía, en la medida de mis fuerzas. Solicito de los textos toda su enjundia, que no me importa llamar mía o llamar de otro -a nadie debiera importarle un punto tan insignificante, cuando se trata de la verdad-. Escribo para lectores avezados lo mismo que para ingenuos, porque escribo ante todo para mí, y para los amigos con los que mantengo el diálogo que me permite conservar un vínculo constante con la filosofía.
Y mi primera tesis (que no es tan evidente como pudiera parecer) es que de Unamuno parte lo contemporáneo en la filosofía hecha en España (no únicamente a propósito de la relación entre el ser humano y Dios); de modo que los otros destacados escritores filósofos en nuestra lengua y nuestro país, son herederos de Unamuno en una u otra forma. Pero, en Unamuno se dieron." M. García-Baró.

García-Baró. La muerte de los santos parece (solo parece) dejar intactas las cosas

Os compartimos esta reciente entrada del profesor García-Baró en entreparéntesis:


"Seguramente será imposible contener en nadie con sensibilidad e inteligencia la impresión amarga de que su vida apenas haya logrado transformar, pese a tantos trabajos, la sórdida realidad del mundo en torno. Cuando la hora de la muerte se acerque, aunque tengamos la dicha de poder contar una serie de hermosas historias de esperanza, de vida, de renacimiento, en las que hemos tomado parte o de las que hemos sido responsables en alguna medida, pensaremos en cómo a la mañana siguiente del día en que ya no estemos en este mundo todas las cosas no solo amanecerán de nuevo intactas, sino que el conjunto de la realidad presentará un balance de bienes y males que apenas diferirá del que ya había antes de que naciéramos. Indiferencia de los espacios que ven desaparecer a los seres humanos con su complicado tiempo a cuestas…"[continuar leyendo]

Sobre la honradez y el esfuerzo

Os compartimos la información este último número,  Julio-Agosto de 2016, de la revista SalTerrae: Virtudes que no están de moda. El coraje del bien.
Os señalamos particularmente las colaboraciones del profesor García-Baró, y de la profesora Belmonte:

La honradez.
Miguel GARCÍA-BARÓ 

El esfuerzo como virtud.
Olga BELMONTE

domingo, 21 de agosto de 2016

Septiembre 22. Conversaciones en corto con Claude Romano y Miguel García-Baró

Coloquio 
Conversaciones en corto con Claude Romano y Miguel García-Baró
Dirección de Posgrado e Investigación y el seminario Fenomenología de Educación del Pensamiento (FEP)
22 de septiembre de 2016, 10 am (México)
Confirmar la asistencia escribiendo al profesor Ramsés Sánchez: ramses.sanchez@ulsa.mx

Fotos 17 M. Sesión de agradecimiento a Miguel García-Baró y presentación de «La filosofía y el Bien»

 Fotos 17 M. Sesión de agradecimiento a Miguel García-Baró, y en tregua de «La filosofía y el Bien»