García-Baró. Pascua, Dios, los diablos

"La pequeña Asociación para la Amistad y el Encuentro Interreligioso (AAEI) que fundamos unos cuantos hace dos años en Madrid nació precisamente con la vocación –y la necesidad– de recordar -y realizar- que la situación real es la opuesta a la que todos estos signos del Mal remiten: en vez de que con el mismo nombre divino invoquen unos a la Violencia y otros al Perdón, más bien sucede que bajo una diversidad de religiones hay varias vías convergentes (quizá en modo secreto) hacia el mismo Bien Perfecto; o, por lo menos y por lo pronto, un mismo impulso hacia la realización de un mundo de paz y amistad fraterna y de relaciones sinceras y responsables" (continuar leyendo...). Miguel García-Baró.

Comentarios