Ir al contenido principal

Entradas

Comentario al capítulo III del Concepto de la Angustia de Sören Kierkegaard

La angustia como consecuencia de aquel pecado que consiste en la falta de conciencia del pecado. Prof. Cesar Gómez Sánchez 1. Introducción Vigilius Haufniensis, como su nombre indica, es el vigilante ciudadano de Copenhague que espía tenazmente los estados anímicos de sus contemporáneos. Es el psicólogo que examina estados a la vez que participa del estado afectivo de la Psicología: la angustia. Su angustiado inquirir sigue atentamente en los otros las huellas de lo que a él mismo le aflige, y sumergido en esa angustia diseña femenilmente el pecado, como si de un esbozo más o menos cercano a la realidad se tratara, aunque sin caer en la tentación de transgredir el límite que lo separa de la curiosidad antisentimental, la cual en su desordenado “mirar de un lado para otro sin detenerse en ninguna parte” pretende tratar de tú a tú al pecado. A esta juguetona curiosidad le falta pasión para la paradoja, arrojo y valor para superar el pecado, en definitiva, gravedad. Extraño psicólogo éste

Sobre el lugar originario de la verdad

Apuntes críticos al §44 de Ser y Tiempo Dr. José Ruiz El parágrafo §44 de Ser y Tiempo tiene tres partes. En la primera se expone la concepción de la verdad como concordancia y se apuntan los fundamentos ontológicos en que se mueve el fenómeno de la verdad así entendida. En la segunda se trata de mostrar que la verdad acaece originariamente con la aperturidad del Dasein. La esencia originaria de la verdad es mostrada así con un carácter existencial. La concepción tradicional de la verdad como correspondencia presupone y se funda en esta verdad originaria. En la tercera parte y a partir de la dilucidación anterior de la esencia originaria de la verdad, se expone y trata de aclarar el modo de ser que tiene la verdad, en qué sentido cabe sostener que “hay” verdad y qué tipo de necesidad nos obliga a “suponer” que la “hay”. En estos apuntes trato de exponer las razones por las que considero erróneo el modo como Heidegger determina la esencia originaria de la verdad. También trataré de apun

Cuestionamiento de "la crítica inmanente" de Heidegger a la filosofía de Husserl en las lecciones de 1925

Advertencia previa Como material previo de discusión para la sesión del 13 de diciembre, os hago llegar este texto bastante antiguo -pues lo presenté en unas Jornadas de la Sociedad Española de Fenomenología de hace al menos seis o siete años-. Mi intención era redactar ahora una nueva versión, más detallada y matizada y a la vez menos densa; de hecho he podido reconstruir toda la contracrítica a Heidegger a propósito de la primera determinación de la conciencia. Pero dado que no me daba tiempo a completar la revisión a conciencia del texto íntegro, y dado también que a algunos de vosotros esta versión completa os servirá, a falta de traducción del texto de Heidegger, para orientaros mejor en la discusión, he optado por hacer circular este texto con cuyo estilo hoy no me identificaría del todo. La segunda parte, en particular, es sumamente deficiente. Como en la sesión del sábado tendré oportunidad de precisar algunas cosas de las que aquí se dicen, pido sólo que en la lectura no se ol