García-Baró. La educación como sacramento


"Se repite un hecho terrible y que necesariamente ha de darnos que pensar: los huracanes del golfo de México y el Caribe y los terremotos de estos días traen inmediatamente consigo, una vez más, una oleada de crímenes, no solo -¿ni quizá sobre todo?- un impulso general de compasión y solidaridad. Se saquea, se viola, se mata. Si la naturaleza parece querer tu muerte, hay entre tus vecinos quienes están dispuestos a rematar la faena. La pobre gente no tiene agua, alimento ni luz, pero de quien más ha de cuidarse es de otra pobre gente(...)" Continuar leyendo...

Comentarios